text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El cuerpo humano: el nuevo blanco de los hackers

      
<p style=text-align: justify;>La expresión biohacker es un término que describe a las personas que fomentan la mejora de las capacidades corporales mediante implantes tecnológicos. Así, <strong>muchas personas alrededor del mundo se implantan chips en sus cuerpos para almacenar todo tipo de información personal</strong>. Pero por más adentro del organismo que esté el chip, <strong>éste es susceptible a ser violado por los hackers tanto como cualquier otro dispositivo</strong>. </p><p> </p><p><strong>Lee también</strong><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=Seguridad informática: ¿Cómo proteger nuestros datos en la nube?>» <strong>Seguridad informática: ¿Cómo proteger nuestros datos en la nube?</strong></a><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=3 Consejos para proteger tu correo electrónico>» <strong>3 Consejos para proteger tu correo electrónico</strong></a></p><p style=text-align: justify;>  </p><p style=text-align: justify;>El responsable de Comunicación del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), Deepak Daswani, explica que <strong>no hay gran diferencia entre los wereables</strong> (o sea estas computadoras corporales) <strong>y los dispositivos convencionales</strong>, solamente el estar adentro del cuerpo. Al respecto de esto, Marco Preuss, el director del equipo de analistas de la empresa de seguridad informática Kaspersky, asegura que No sólo hay que revisar los chips, también los sistemas a los que se conectan como la nube o dispositivos inalámbricos para descartar grietas”.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>Uno de los peligros de llevar un chip adentro del cuerpo es que <strong>Si alguien hace una copia de un chip y se lo implanta, podría convertirse en una especie de doble de esa persona</strong>. Así lo define el biohacker Hannes Sjöblad, quien pertenece a una comunidad de biohackers que junto a Kaspersky trabajan en un proyecto para analizar las debilidades que conlleva esta tendencia.</p><p style=text-align: justify;><br/>Un informe reciente de la empresa HP que tuvo como objetivo determinar la seguridad de los objetos conectados reveló que <strong>el 80% de éstos presenta fallas de autenticación</strong>, <strong>mientras el 70% no encripta la comunicación de internet</strong>. Daswani, el responsable de INCIBE, asegura que lo mismo puede suceder con los chips implantados ya que utilizan los mismos sistemas y protocolos de seguridad que los que no lo están.</p><blockquote style=text-align: center;>Uno de los expertos en el tema seguridad informática asegura que al igual que muchos smartphones, los wereables podrían programarse para que se activen solamente si por ejemplo el portador hiciera determinado gesto con la mano. Es decir estarían personalizando la seguridad de los dispositivos.</blockquote><p style=text-align: justify;>Hasta el momento parece ser que nada es imposible para los delincuentes informáticos. Ya en 2006 el experto en ésta área e investigador de la<strong> Universidad de Massachusetts</strong>, Kevin Fu, había demostrado que un marcapasos puede ser hackeado; y no solamente eso, también puede recibir una descarga mortal con solo tener un atacante que estuviera cerca y pudiera acceder a través de la red inalámbrica.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>Sin embargo,<strong> los chips corporales no presentan esta amenaza</strong>. Los hackers si pueden robarle los datos, pero no tienen forma de afectar su cuerpo. Sjöblad recuerda que a principio de los años 90 solamente los hombres de negocios tenían teléfonos móviles, pero ahora sería difícil encontrar a alguien que no tenga. Es por esto que cree que el destino de los chips implantados en el organismo puede ser el mismo que el de los móviles.</p>
Autor: Brian Klug  |  Fuente: Flickr

La expresión biohacker es un término que describe a las personas que fomentan la mejora de las capacidades corporales mediante implantes tecnológicos. Así, muchas personas alrededor del mundo se implantan chips en sus cuerpos para almacenar todo tipo de información personal. Pero por más adentro del organismo que esté el chip, éste es susceptible a ser violado por los hackers tanto como cualquier otro dispositivo

 

Lee también
» Seguridad informática: ¿Cómo proteger nuestros datos en la nube?
» 3 Consejos para proteger tu correo electrónico

  

El responsable de Comunicación del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), Deepak Daswani, explica que no hay gran diferencia entre los wereables (o sea estas computadoras corporales) y los dispositivos convencionales, solamente el estar adentro del cuerpo. Al respecto de esto, Marco Preuss, el director del equipo de analistas de la empresa de seguridad informática Kaspersky, asegura que "No sólo hay que revisar los chips, también los sistemas a los que se conectan como la nube o dispositivos inalámbricos para descartar grietas”.

 

Uno de los peligros de llevar un chip adentro del cuerpo es que "Si alguien hace una copia de un chip y se lo implanta, podría convertirse en una especie de doble de esa persona". Así lo define el biohacker Hannes Sjöblad, quien pertenece a una comunidad de biohackers que junto a Kaspersky trabajan en un proyecto para analizar las debilidades que conlleva esta tendencia.


Un informe reciente de la empresa HP que tuvo como objetivo determinar la seguridad de los objetos conectados reveló que el 80% de éstos presenta fallas de autenticación, mientras el 70% no encripta la comunicación de internet. Daswani, el responsable de INCIBE, asegura que lo mismo puede suceder con los chips implantados ya que utilizan los mismos sistemas y protocolos de seguridad que los que no lo están.

Uno de los expertos en el tema seguridad informática asegura que al igual que muchos smartphones, los wereables podrían programarse para que se activen solamente si por ejemplo el portador hiciera determinado gesto con la mano. Es decir estarían personalizando la seguridad de los dispositivos.

Hasta el momento parece ser que nada es imposible para los delincuentes informáticos. Ya en 2006 el experto en ésta área e investigador de la Universidad de Massachusetts, Kevin Fu, había demostrado que un marcapasos puede ser hackeado; y no solamente eso, también puede recibir una descarga mortal con solo tener un atacante que estuviera cerca y pudiera acceder a través de la red inalámbrica.

 

Sin embargo, los chips corporales no presentan esta amenaza. Los hackers si pueden robarle los datos, pero no tienen forma de afectar su cuerpo. Sjöblad recuerda que a principio de los años 90 solamente los hombres de negocios tenían teléfonos móviles, pero ahora sería difícil encontrar a alguien que no tenga. Es por esto que cree que el destino de los chips implantados en el organismo puede ser el mismo que el de los móviles.


Tags:

Lee también

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.