text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Tips para realizar un cuestionario

      
<p>Un <strong>cuestionario</strong> es un instrumento a través del cual <strong>se recolectan datos para hacer una investigación</strong>. Una vez que tienes claro que tipo de investigación quieres realizar, el siguiente paso es planificar el cuestionario que te permitirá recopilar la información que necesitas. Aprende como realizarlo a través de sencillos pasos.</p><p><br/><span style=color: #ff0000;><strong>Lee también</strong></span><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=Cómo sacar buenos apuntes href=https://noticias.universia.com.do/educacion/noticia/2015/09/22/1131498/como-sacar-buenos-apuntes.html>» <strong>Cómo sacar buenos apuntes</strong></a><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=7 canales de YouTube para aprender sobre diversos temas href=https://noticias.universia.com.do/educacion/noticia/2015/08/04/1129325/7-canales-youtube-aprender-diversos-temas.html>» <strong>7 canales de YouTube para aprender sobre diversos temas</strong></a><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=7 diferentes tipos de lectura href=https://noticias.universia.com.do/cultura/noticia/2015/07/22/1128690/7-diferentes-tipos-lectura.html>» <strong>7 diferentes tipos de lectura</strong></a></p><p> </p><p><strong>1 – Define el objetivo de tu investigación </strong></p><p>Lo primero que debes tener en claro -como ya mencionamos- es el objetivo de tu investigación. Ese dato es fundamental para saber <strong>qué tipo de preguntas</strong> vas a incluir en tu cuestionario.</p><p> </p><p><strong>2 – Define tus fuentes de consulta</strong></p><p>Una vez que hayas delimitado el tema, el paso siguiente es pensar en <strong>quienes pueden brindarte esa información</strong>. ¿Cuáles son los expertos al respecto? ¿Quiénes son los afectados en la temática que tratarás? ¿Quiénes pueden aportar otra visión al respecto? Haz una lista sobre todos a quienes quieres contactar.</p><p> </p><p><strong>3 – Define el tipo de preguntas que harás</strong></p><p>Existen por lo menos <strong>dos tipos de preguntas</strong>: las <strong>preguntas abiertas y las preguntas cerradas</strong>. En general, conviene apelar a las preguntas abiertas cuando se está frente a un “entrevistado monosílabo”; es decir aquel que le cuesta explayarse en sus respuestas. Al realizar preguntas que requieran de respuestas más extensas que un simple “si” o “no” se podrá obtener mayor información. Por el contrario a los entrevistados que les gusta irse por las ramas se le deben realizar preguntas cerradas que contengan opciones como si, no, no sé o no contesta; así como también son las más efectivas si lo que buscas es obtener información concreta.</p><p> </p><p><strong>4 – Planifícalo</strong></p><p>Claro que los pasos anteriores son todo parte de la planificación, pero este cuarto punto se refiere a otros aspectos de la misma. Se trata de tener en claro <strong>cuestiones como el tiempo que necesitarás para realizar esta parte del trabajo</strong>, cuántas personas o fuentes de consulta serán tu muestra, cuánto tiempo tienes para editarlo, decodificarlo y pasar los datos en limpio previo análisis de la información obtenida; y por supuesto establecer todos los contactos pertinentes y tener a mano un “plan B” de fuentes de consulta por si las primeras fallan.</p><p> </p><p><strong>5 – Comienza de menos a más</strong></p><p>Debes ordenar las preguntas de manera <strong>que el entrevistado vaya entrando gradualmente en confianza</strong>. Si comienzas tu cuestionario con preguntas difíciles o intimidantes seguramente obtengas respuestas menos sinceras o directamente se nieguen a seguir contestando. Si se trata de un cuestionario de carácter general que no es comprometedor en lo más mínimo, entonces pon las preguntas más importantes al principio, ya que la persona que accedió a contestar puede aburrirse sobre el final y hacerlo de forma más automática para terminar rápido. Además, ten la precaución de <strong>agrupar los temas y darle un orden a los mismos</strong>. Si tu cuestionario está diseñado de manera que salta de tema en tema podrías preguntar algo que ya fue contestado.</p>
Fuente: Pexels

Un cuestionario es un instrumento a través del cual se recolectan datos para hacer una investigación. Una vez que tienes claro que tipo de investigación quieres realizar, el siguiente paso es planificar el cuestionario que te permitirá recopilar la información que necesitas. Aprende como realizarlo a través de sencillos pasos.


Lee también
» Cómo sacar buenos apuntes
» 7 canales de YouTube para aprender sobre diversos temas
» 7 diferentes tipos de lectura

 

1 – Define el objetivo de tu investigación 

Lo primero que debes tener en claro -como ya mencionamos- es el objetivo de tu investigación. Ese dato es fundamental para saber qué tipo de preguntas vas a incluir en tu cuestionario.

 

2 – Define tus fuentes de consulta

Una vez que hayas delimitado el tema, el paso siguiente es pensar en quienes pueden brindarte esa información. ¿Cuáles son los expertos al respecto? ¿Quiénes son los afectados en la temática que tratarás? ¿Quiénes pueden aportar otra visión al respecto? Haz una lista sobre todos a quienes quieres contactar.

 

3 – Define el tipo de preguntas que harás

Existen por lo menos dos tipos de preguntas: las preguntas abiertas y las preguntas cerradas. En general, conviene apelar a las preguntas abiertas cuando se está frente a un “entrevistado monosílabo”; es decir aquel que le cuesta explayarse en sus respuestas. Al realizar preguntas que requieran de respuestas más extensas que un simple “si” o “no” se podrá obtener mayor información. Por el contrario a los entrevistados que les gusta irse por las ramas se le deben realizar preguntas cerradas que contengan opciones como si, no, no sé o no contesta; así como también son las más efectivas si lo que buscas es obtener información concreta.

 

4 – Planifícalo

Claro que los pasos anteriores son todo parte de la planificación, pero este cuarto punto se refiere a otros aspectos de la misma. Se trata de tener en claro cuestiones como el tiempo que necesitarás para realizar esta parte del trabajo, cuántas personas o fuentes de consulta serán tu muestra, cuánto tiempo tienes para editarlo, decodificarlo y pasar los datos en limpio previo análisis de la información obtenida; y por supuesto establecer todos los contactos pertinentes y tener a mano un “plan B” de fuentes de consulta por si las primeras fallan.

 

5 – Comienza de menos a más

Debes ordenar las preguntas de manera que el entrevistado vaya entrando gradualmente en confianza. Si comienzas tu cuestionario con preguntas difíciles o intimidantes seguramente obtengas respuestas menos sinceras o directamente se nieguen a seguir contestando. Si se trata de un cuestionario de carácter general que no es comprometedor en lo más mínimo, entonces pon las preguntas más importantes al principio, ya que la persona que accedió a contestar puede aburrirse sobre el final y hacerlo de forma más automática para terminar rápido. Además, ten la precaución de agrupar los temas y darle un orden a los mismos. Si tu cuestionario está diseñado de manera que salta de tema en tema podrías preguntar algo que ya fue contestado.


Tags:

Lee también

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.