text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Científicos prueban que los rasgos de una persona influyen en nuestro juicio

      
<p style=text-align: justify;>El “caraísmo” (face-ism) es un concepto introducido por investigadores de la <strong><a href=https://internacional.universia.net/eeuu/unis/pennsylvania/cmu/descripcion.htm target=_blank>Universidad Carnegie Mellon</a></strong> (EE.UU.) para definir qué grado de confianza nos inspira una persona según sus atributos faciales o rasgos.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;><strong>Lee también</strong></p><p style=text-align: justify;><br/><a style=color: #ff0000; text-decoration: none; title=Sigue toda la actualidad universitaria a través de nuestra página de FACEBOOK href=https://www.facebook.com/pages/Universia-Rep%C3%BAblica-Dominicana/445903752110737>» <strong>Sigue toda la actualidad universitaria a través de nuestra página de FACEBOOK</strong></a>  <br/><a style=color: #ff0000; text-decoration: none; title=Visita nuestro Portal de BECAS y descubre las convocatorias vigentes href=https://becas.universia.com.do/DO/index.jsp>» <strong>Visita nuestro Portal de BECAS y descubre las convocatorias vigentes</strong></a></p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>La investigación publicada en la revista  <strong><a href=https://www.cell.com/ rel=me nofollow> Cell Press</a></strong>, afirma que esto puede traer complicaciones a futuro ya que basarse en los rasgos de una persona para tomar decisiones, (por ejemplo la votación a candidatos políticos) implicaría dejar de lado los hechos o cuestiones más racionales.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>Christopher Olivola, autor principal del estudio, comentó: “Nuestra investigación va más allá de asociar caras y personalidades. Muestra cómo estas atribuciones pueden afectar a decisiones importantes, tales como los líderes que votamos, las personas a las que confiamos nuestro dinero o a quiénes juzgamos por un crimen”.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>Según los autores, esto puede traer complicaciones a nivel jurídico y financiero. Por ejemplo, en un caso de juicio por asesinato, el estudio muestra que si el sospechoso tiene rasgos que generan miedo, desconfianza o cualquier sentimiento negativo en el otro, tiene más posibilidad de ser condenado que quienes tienen un rostro más amigable.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>Olivola, detalló al respecto: “Aunque nos gustaría pensar que nuestras elecciones son racionales, imparciales y fundamentadas solamente en información importante, la verdad es que a menudo están apoyadas en factores superficiales e irrelevantes. Esto nos preocupa, porque las caras realmente no pueden predecir los rasgos de una persona”.</p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;> </p><p style=text-align: justify;>La fórmula esencial para evitar guiarse por las impresiones provocadas por rasgos faciales es la de recibir información sobre las personas para reducir la influencia de la primera impresión en cualquier decisión que debamos tomar.</p>
Autor: daniele zedda  |  Fuente: Flickr

El “caraísmo” (face-ism) es un concepto introducido por investigadores de la Universidad Carnegie Mellon (EE.UU.) para definir qué grado de confianza nos inspira una persona según sus atributos faciales o rasgos.

 

 

Lee también


» Sigue toda la actualidad universitaria a través de nuestra página de FACEBOOK 
» Visita nuestro Portal de BECAS y descubre las convocatorias vigentes

 

 

La investigación publicada en la revista  Cell Press, afirma que esto puede traer complicaciones a futuro ya que basarse en los rasgos de una persona para tomar decisiones, (por ejemplo la votación a candidatos políticos) implicaría dejar de lado los hechos o cuestiones más racionales.

 

 

Christopher Olivola, autor principal del estudio, comentó: “Nuestra investigación va más allá de asociar caras y personalidades. Muestra cómo estas atribuciones pueden afectar a decisiones importantes, tales como los líderes que votamos, las personas a las que confiamos nuestro dinero o a quiénes juzgamos por un crimen”.

 

 

Según los autores, esto puede traer complicaciones a nivel jurídico y financiero. Por ejemplo, en un caso de juicio por asesinato, el estudio muestra que si el sospechoso tiene rasgos que generan miedo, desconfianza o cualquier sentimiento negativo en el otro, tiene más posibilidad de ser condenado que quienes tienen un rostro más amigable.

 

 

Olivola, detalló al respecto: “Aunque nos gustaría pensar que nuestras elecciones son racionales, imparciales y fundamentadas solamente en información importante, la verdad es que a menudo están apoyadas en factores superficiales e irrelevantes. Esto nos preocupa, porque las caras realmente no pueden predecir los rasgos de una persona”.

 

 

La fórmula esencial para evitar guiarse por las impresiones provocadas por rasgos faciales es la de recibir información sobre las personas para reducir la influencia de la primera impresión en cualquier decisión que debamos tomar.


Tags:

Lee también

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.