Noticias

10 malas costumbres que todo emprendedor debe erradicar

      
Fuente: Shutterstock
Todos mal o bien adquirimos ciertos malos hábitos que terminan por volvernos menos productivos en nuestro empleo. Pero cuando llevas las riendas de tu propio emprendimiento, estas costumbres pueden volverse mucho más perjudiciales, ya que las decisiones que tomas conllevan mucha mayor responsabilidad y recaen directamente sobre tu negocio y también sobre las personas que trabajan para ti.

Es por eso que evitar ciertos errores cuando eres emprendedor te garantizará gran parte del éxito en tu proyecto. Si aprovechaste el inicio del 2017 para lanzar tu negocio, es momento de que reveas tu forma de trabajar y erradiques estas 10 malas costumbres de tu rutina ¡Buena suerte!


1. No planificar

Organizar tu día, o mejor aún tu semana de antemano es un requisito esencial de todo buen emprendedor. Tener una agenda ya sea en papel o en formato digital, o al menos valerte de un Excel donde puedas detallar tus tareas, ordenarlas según su prioridad y mencionar las citas importantes, eventos y cosas que debes recordar te hará más responsable y eficiente, además de ayudarte a trabajar más tranquilo y organizado. No planificar tu jornada es uno de los malos hábitos que debes eliminar si sabes que sueles caer en él.


2. Ser impuntual

Llegar tarde en el ámbito laboral suele asociarse con valores negativos como la falta de responsabilidad o, cuando hay un otro esperando por ti, como una falta de respeto frente al tiempo de los demás. Si como emprendedor eres impuntual en todas las citas con tus clientes, deberás tener en cuenta que esto puede perjudicar considerablemente tu imagen. Si bien es importante poder manejar flexibilidad en los horarios, no respetar nunca la hora de una entrevista o un encuentro de trabajo te hará perder credibilidad.


3. Postergar tareas difíciles

Cuando decides lanzarte al mundo del emprendedurismo debes tener en claro que ya pasó el tiempo de procrastinar esas tareas más difíciles que están en tu agenda y que en otro caso dejarías a un lado simplemente “porque sí”. Si una tarea te resulta difícil válete de colaboradores con los que puedas contar para llevarla a cabo, pero postergar cosas solo por pereza o por dificultad para encararlas es un vicio que puede poner en riesgo tu negocio. Si eres de dejar todo para mañana, aprovecha el comienzo del nuevo año para dejar este hábito atrás.


4. No tener habilidades de comunicación

No saberse comunicar no solo es una complicación en la vida diaria, sino que lo es aún más cuando eres el timón de tu propio proyecto. Ten en cuenta los parámetros básicos de comunicación que todo emprendedor debe tener y trata de dar una imagen profesional ante los demás. Algunas reglas de oro son aprender a escuchar, no apresurarse en las respuestas y saber explicar tus ideas de forma clara. Si las habilidades de comunicación no son tu fuerte, ponte ya en campaña para entrenarlas.


5. Llevar una rutina muy rígida

Si bien en uno de los puntos anteriores hablamos de la importancia de una organización en las tareas y de pautar horarios concretos para ser más eficiente y productivo, la falta de flexibilidad en la rutina de un emprendedor dificultará la capacidad de reacción cuando se vea obligado a tener que cambiar de dirección rápidamente o tener que tomar decisiones de último momento. Procura ser organizado pero al mismo tiempo flexible.
 

6. No desconectarse del correo electrónico

Si bien la inmediatez al responder será una cualidad que te dejará bien posicionado a los ojos de los clientes, y principalmente con los correos de carácter comercialconvendrá que seas más eficiente, no será bueno para tu jornada laboral pasarte día entero respondiendo mails. Dedícale una parte de la mañana o la tarde a hacerlo pero luego aprovecha el tiempo para concretar otras tareas más productivas.


7. No descansar

Evitar los descansos durante tu jornada laboral, si bien en apariencia podría parecer una forma de no perder tiempo, la realidad es que implica todo lo contrario. No tomar un descanso mientras trabajas está comprobado científicamente que perjudica tu productividad, además de afectar tu salud. Como emprendedor irás aprendiendo en la marcha que es mucho mejor trabajar menos horas pero con un máximo rendimiento, que pasarte 10 horas en la oficina sin poder hilar dos ideas coherentes porque te encuentras agotado.


8. Evitar tomar decisiones difíciles

Toda decisión tendrá consecuencias, y a veces como emprendedor toca dar pasos que pueden resultarte complicados. Aún así tomar decisiones está en la tapa del libro para poder avanzar hacia algún lugar, y aunque el camino que tomes luego no haya sido el correcto, habrá sido mejor que quedarte sin optar.


9. Ser partidario de la “multitarea”

Intentando hacer dos tareas al mismo tiempo solo conseguirás perder más tiempo, en lugar de ganarlo. Proponte evitar el multitasking o multitarea porque te resta productividad no dejando que enfoques la atención en una única cosa por vez.


10. No ser capaz de decir que “No”

A la hora de emprender, decir que no será una tarea que debes poner en práctica ya que no todos los clientes te serán útiles, no deberás contratar a todo postulante que quiera ser parte de tu empresa ni tampoco toda idea es plausible de ser adaptable a tu negocio. Aprender a decir que no es un mal necesario del cual tienes que aprender a no sentirte culpable. Piensa siempre en qué será lo mejor para tu proyecto y confía en que estás tomando la decisión correcta.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.