Noticias

5 cosas que los estudiantes no deben dejar para último momento

           Autor: Camila Siqueira
Fuente: Shutterstock

Dejar todo para último momento es una actitud que muchas personas adoptan, como si al hacer esto les fuera a eximir de sus obligaciones. Pero al contrario, dejarlo todo para lo último solo provoca que al final pongas menos empeño en lo que haces, bajes tu productividad y te sientas tensionado por tener tareas pendientes. Conoce qué cosas no puedes dejar para último momento como estudiante si pretendes que tu rendimiento no se vea afectado.


5 cosas que los estudiantes no deben dejar para último momento



1 – Estudiar lo que ya se dio

Si empiezas a estudiar los textos vistos en clase cuando ya se ha pasado a otro tema, te quedarás con dudas que no podrás discutir ni preguntar con el docente y compañeros. Llevar tus lecturas al día será mucho más sencillo que querer absorber todo tres días antes de una prueba.


2 – Conseguir los materiales

Salir a último momento por los materiales recomendados por el docente puede suponer muchos problemas, como por ejemplo que esté todo cerrado y no logres dar con lo que necesitas para seguir la clase. Esto incluye el imprimir los materiales: ¿qué pasa si te quedas sin tinta o a la impresora se le ocurre trancarse?


3 – Fijarte en qué salón tendrás clase

Si estás leyendo esta lista es porque seguramente no eres de los que llega sobrado de tiempo antes de que comience la clase, con todo listo y chequeado. Pero chequear en qué salón tienes clase antes de llegar al instituto es fundamental para no llegar y dar la sensación de que acabas de caer desde un paracaídas en otro planeta.


4 – Saltearte el desayuno

No nos cansamos de repetir que el desayuno es la comida más importante del día, y que salteártelo o dejarlo para último momento “embutiendo” los alimentos en tu boca y tragándolos casi sin masticar te hará sentir muy mal. En el caso de no desayunar tu energía irá decreciendo a cada momento del día; y en el caso de desayunar en un récord de 5 minutos puede caerte bastante mal al estómago.


5 – Pensar qué te vas a poner

Ciertamente el tiempo que puede perderse en la mañana pensando “¿qué usaré hoy?” es muchísimo. Si ya dejas la ropa programada, limpia y doblada sobre una silla (lista para usarla), no tendrás que hacer el resto de las cosas tales como desayunar o salir a buscar el autobús a las corridas. Ahórrate el estrés de primera hora con una simple planificación que te llevará no más de 15 minutos la noche anterior.



Tags:
Camila Siqueira Menéndez

Camila Siqueira

Comunicadora en formación constante

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.